1a1a1a1a1aCIMA----

SOLO UNA INTRODUCCIÓN.
Siempre que uno va a emitir una opinión es bueno mostrar desde donde va a abordar tal o cual problemática, cual es la mirada que tiene sobre un determinado tema y como ha de posicionarse respecto del mismo. 
Quienes me conocen no tendrán dudas que me posicionaré fuertemente desde el Judo competitivo, su entrenamiento y me serviré no sólo de las ciencias auxiliares que soportan cada proceso de entrenamiento sino también de lo vivido en casi veinte años de competidor. 
Si bien por razones del medio que usamos me toca a mi escribir aquello que pienso y sobre lo que he estudiado y ensayado, estaré gustoso de contestar todas las dudas e inquietudes que ojalá estos escritos despierten en Ustedes. 
El Judo es una disciplina deportiva extremadamente difícil de entrenar tanto para el competidor como para los entrenadores que deben planificarla. El deporte moderno está fuertemente encaminado hacia el logro de la maestría técnica, para poder enfocar todos los esfuerzos competitivos al desarrollo de la inteligencia y el pensamiento táctico. Es imposible creer que se puede avanzar en pensamientos tácticos cuando aún no se ha logrado la difícil tarea de la consolidación técnica.
Cuando hablemos de entrenar Judo, no estaremos hablando de aquel practicante que tres veces a la semana concurre a su academia a aprender la disciplina. Nosotros nos abocaremos a aquellos judocas que dedican al menos siete u ocho sesiones de entrenamiento entre la preparación física y el entrenamiento en el tatami. Tampoco estaremos planteando estos conceptos para judocas menores, ya que los objetivos y metodologías de trabajos a esas edades NO están en consonancia con las que aquí se plantearan. 
Un buen entrenador es aquel que planifica el entrenamiento de su judoca, entendiendo que cada judoca es un ser único e irrepetible y que tiene formas de pensar, luchar y tolerar diferentes a sus otros compañeros. Un buen entrenador es aquel que sabe que el competidor que el entrena es lo más importante y que él es solo un medio para que aquel logre sus objetivos. Si comprendemos esto, la tarea será más sencilla ya que de ninguna manera debemos pensar que nuestra trayectoria o nuestro prestigio se incrementan o esfuman con los logros de nuestros atletas. Los logros de nuestros judocas son sus logros, nosotros solo los intermediarios que colaboramos para poner de manifiesto sus cualidades. Y por supuesto vamos a equivocarnos una y otra vez y ahí se verá al que es buen entrenador, el que ante el error recapacita, estudia, consulta y no se excusa. 
“Cuando compruebes con dolor que no sabes nada, habrás hecho tu primer adelanto en el aprendizaje”, no sé a quién pertenece esta frase pero debió ser un gran pedagogo. Hasta la próxima amigos.
José Irace Cima
PUNTOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE ENTRENAR TÉCNICAS
 1° El aprendizaje de una nueva técnica o el entrenamiento de una técnica en vías de consolidación debe realizarse con la menor fatiga muscular y psíquica posible. Porque? porque de lo contrario corremos el riesgo de desvirtuar el patrón técnico y el proceso de aprendizaje o de consolidación ha de tener errores que luego resultan bastante complicados de corregir. El entrenamiento técnico debería programarse para la primera parte de la sesión

2° Al comienzo de esta etapa está sugerido que los uchi komis sean de escasa cantidad de repeticiones por series (10 a 15) a la mayor velocidad posible,y cuidando que no se desvirtúe el patrón técnico. 

3° Esta primera parte del aprendizaje / entrenamiento de una técnica está sugerida hacerla en forma estática. SI EN FORMA ESTÁTICA hasta que salga PERFECTA, recién ahí hemos de considerar los uchi komis en movimiento. Recordemos que en nuestro proceso evolutivo no pudimos correr sin antes haber reptado, gateado y caminado. El entrenamiento deportivo en general y el Judo en particular también deben respetar esos procesos evolutivos.

4° Cuando el sensei advierte que ya la técnica entrenada sale correctamente en forma estática, y según la técnica que se esté entrenando, debe proponer la realización de la misma con desplazamientos en el plano sagital, es decir hacia adelante y atrás. 
En la próxima plantearemos otros tipos de desplazamientos.

NO NOS APUREMOS EN PASAR DE UN ESTADIO DE ENTRENAMIENTO.
CONSOLIDEMOS UNA ETAPA PARA RECIÉN ENFRENTAR LA OTRA.
Un abrazo. Hasta la próxima
José Irace Cima
 ENTRENAMIENTO DE FUERZA PARA EL JUDO
Un programa de entrenamiento de fuerza y potencia para un judoca es una tarea verdaderamente compleja que debe ser realizada por entrenadores capacitados en la materia, bajo el riesgo no solo de no producir beneficios, sino de lograr efectos contrarios para los cuales se está proponiendo el mismo. 
En el Judo de elite y de competición en general, los atletas presentan altos niveles de fuerza. El acondicionamiento articular, muscular y nervioso de los trabajos de fuerza es esencial para la prevención de lesiones y para mejorar el rendimiento técnico – competitivo. Si bien la fuerza NO suple a la técnica, tampoco debemos ser tan ingenuos de creer que la fuerza no es importante. Muchos judocas suplen sus déficits técnicos con altos niveles de preparación física. Para aspirar a competir y ganar en el judo de elite hacen falta ambas cosas. 
Entrenamiento de la Fuerza. El mayor problema que se nos plantea a la hora de comenzar un trabajo de sobrecarga para nuestros judocas, es donde lo van a realizar, porque gran parte de los gimnasios están fuertemente influenciados por una metodología con raíces en el físico culturismo y eso no nos sirve a los judocas. Por ello debemos buscar un entrenador con formación en preparación física de deportistas y si sabe Judo cuanto mejor. 
Si bien existe un grupo de ejercicios básicos para el entrenamiento de la fuerza y la potencia en judocas, habrá que considerar también ejercicios específicos que fortalezcan las articulaciones preponderantemente comprometidas en las técnicas particulares de cada competidor, con el fin de fortalecerlas y de potenciar la acción de la musculatura protagonista. 
El plan de entrenamiento lo deben organizar conjuntamente el sensei junto al profesional idóneo en trabajos de fuerza, analizando las necesidades particulares de las técnicas del judoca para el cual estamos trabajando. No nos olvidemos que al deportista hay que construirlo y para ello se necesita el concurso de muchos profesionales siempre coordinados por el sensei que es quien conoce de judo. Cuidado !!!!! los trabajos de fuerza son importantísimos PERO NUNCA debemos perder de vista que estamos entrenando JUDO y que el objetivo es competir en Judo no en Halterofilia. . 
Entrenamiento de fuerza y lesiones. La literatura mundial remarca los principales sitios y características de las lesiones en la práctica y competencia del Judo. Este tema lo abordaremos sucesivas publicaciones. 
En próximas publicaciones comenzaremos a desmenuzar parte del entrenamiento de sobrecarga para judocas. 
ESTO NO ES APLICABLE A NIÑOS.
José Irace Cima
 MITOS DEL ENTRENAMIENTO EN EL JUDO
Mito 1. En la preparación física del Judo NO HACE FALTA trotar o correr, ya que en este deporte no se corre y además se puede lograr con la práctica misma del Judo.
FALSO – Verdaderamente FALSO. Si bien en el Judo no se corre, el desarrollo de la capacidad “aeróbica” necesita de estímulos adecuados en intensidad y volumen que es imposible determinar en la práctica propiamente dicha del Judo.
Mito 2. Los entrenamientos de fuerza para la práctica del Judo son mejores cuando se realizan en máquinas que aquellos que utilizan pesos libres. 
FALSO – Los trabajos en máquinas como sillón de cuádriceps, camillas de isquiotibiales, mariposas y otras máquinas, son ejercicios que se realizan a muy baja velocidad angular (aun cuando se ejecuten a alta velocidad), lo que implica que cuando traslademos esto a la práctica de técnicas específicas éstas se verán enlentecidas. En cambio los trabajos con pesos libres se desarrollan a altas velocidades angulares y tienen una magnífica trasferencia a las velocidades de ejecución de las técnicas del Judo (cargadas, segundo tiempo, envión, y ejercicios derivados del levantamiento olímpico de pesas son ejemplos de ejercicios con pesos libres).
Mito 3 – 100 a 150 uchi komi por clase son suficientes para automatizar una técnica.
FALSO – Está demostrado que son necesarios entre 600 y 800 uchi komis por clase, de UNA MISMA TECNICA, para provocar con el correr de los meses una automatización de la misma. Estamos hablando de automatizar una técnica con el objetivo de competir. Cuando la técnica está verdaderamente automatizada y nos sale “sin pensarla” nuestro cerebro tiene todo el tiempo para dedicarse al pensamiento táctico. Cuando la técnica no está automatizada, el cerebro entra en conflictos de prioridades entre “pensar” la técnica o “pensar” la táctica.
Mito 4 – Los trabajos de flexibilidad atentan contra los trabajos de fuerza. 
FALSO. Los trabajos de flexibilidad y los de fuerza NO se contraponen, al contrario se complementan. Un músculo es una estructura elástica que cuando más se estira mejor se contrae. En realidad la perdida de la flexibilidad NO se pierde por entrenar la fuerza sino por NO DEDICAR tiempos para su desarrollo. No alcanza con estirar “un poco” después de la sesión de entrenamiento.
Seguiremos con algunos MITOS en la próxima. Buen fin de semana para todos.
 José Irace Cima